Advent 4: He AKA I Shall Be Peace!

Thus says the LORD: You, Bethlehem-Ephrathah
too small to be among the clans of Judah, from you shall come forth for me one who is to be ruler in Israel; whose origin is from of old, from ancient times.

Therefore the Lord will give them up, until the time when she who is to give birth has borne, and the rest of his kindred shall return to the children of Israel.

He shall stand firm and shepherd his flock by the strength of the LORD, in the majestic name of the LORD, his God; and they shall remain, for now his greatness shall reach to the ends of the earth; he shall be peace. Micah 5:1-4a

One of the funniest human arrogances is when we actually perceive ourselves to be the center of it all!! HA! Ain’t it a laugh!! LOL!!!! RATFDOL!!!! HA! HA! HA! HA! HA! HA! Something powerful coming from Bethlehem?! Have you ever seen Bethlehem?!?! What a HOOT!!! Even today Bethlehem is a nothing place!! Where is Micah coming from?

Oh! Yeah! Let me compose myself! As I compose this song of love! And Micah is doing just that. Catching the universe off guard with a statement that makes everyone else say?! Say what?! Say who?! Say how?! Say where?! There?! Not even!

But yes! Why there? The promise in the Advent 1 says the “one” will come from David and for David. Well guess what! ‘memmer the origins of David? The ruddy faced little twerp son of Jesse, the shepherd shrimp-boy with the harp who slept in the fields with the flocks and his dog?! Oh, yeah! I remember! Yes! We remember! He slew Goliath and became king while staying loyal to the king Saul who wanted his head! Yes we remember: David the king who danced with abandon (which meant if not naked almost there) in front of the arc of the covenant to the embarrassment of Saul’s orphaned daughter and to the glee of Hebron’s women!! Yes we remember David who wept at the death of his rebel son dispatching the one who brought the news. Yes we remember David the lustful who sent Uriah to die in battle so he might have one more wife! Yes we remember David who sang songs now called psalms to the God of delight and favor and call and forgiveness: songs of praise and lamentation of glee and sorrow. All this from that little shepherd boy! That boy from that little town! That boy that no one thought anything of! That humble boy of the earth who knew his place to be given by God for the life of others – for the nation and God!

Well maybe that greatest of human arrogances mixed with the humility of reality is exactly where we need to look for the light in our life. The light is not out there somewhere! It’s here in this little pesebre of flesh and born with longing for acceptance and forgiveness in hope and seeking the light.

He shall be peace. An interesting phrase at the end of today’s first reading!! Just as in Advent 1’s first reading: The Lord our Justice! Advent calls us beyond the expected into the midst of the unexpected! The role of the chosen of God to save and comfort Israel and to bring about right relationships with and for us is to find right balance (AKA peace) and be justice. At times we are the one’s to be comforted, but most of the time we’re called to be the silly little twerp boy David who in total fidelity to Saul and Samuel (the prophet) we are challenged to be the Peace we seek and to live the Justice for which we long!! Yikes! Big shoes for little people which we can wear like those of a clown or grow into with God’s grace!

fr. Charles

Adviento 4: Él, también conocido como Yo, Será Paz

Así dice el SEÑOR: “En cuanto a ti, Belén Efrata, pequeña entre los clanes de Judá, de ti saldrá un gobernante de Israel que desciende de una antigua familia.”

Ahora el Señor deja a los suyos, pero sólo hasta que dé a luz la mujer que está esperando a un hijo. Entonces se reunirán con sus compatriotas los israelitas que están en el destierro.

El rey se levantará para pastorear a su pueblo con el poder y la majestad del Señor su Dios, y ellos podrán vivir en paz, porque el Señor será engrandecido hasta el último rincón de la tierra. Él traerá la paz. Miqueas 5:1-4a

¡¡Una de las más graciosas arrogancias humanas es cuando en realidad nos percibimos como que somos el centro de todo!! ¡JA! ¡¿No es para reírse?! ¡JA! ¡JA! ¡JA! ¡JA! ¡JA! ¡JA! ¡¿Algo poderoso que viene de Belén?! ¿Han visto Belén? ¡¡¡Qué RIZA!!! ¡¡Aún hoy, Belén es nada!! ¿De qué habla Miqueas? ¡Oh! ¡Si! ¡Deja calmarme! ¡Mientras compongo esta canción de amor! Y Miqueas está haciendo precisamente eso. Agarrando al universo desprevenido con una declaración por la cual todos declaran ¡¿Qué dices?! ¡¿Quién dice?! ¡¿Cómo dices?! ¡¿Dónde dices?! ¡¿Ahí?! ¡Ni siquiera!

¡Pero sí! ¿Porqué ahí? La promesa en el Adviento 1 dice que “él” vendrá de David y para David. ¡Pero, ¿a que no lo adivinas?! ¿Recuerdas el origen de David? ¡¿El imbécil de cara rojiza hijo de Isaí, el pequeño muchacho pastor con el arpa que dormía en los campos con los rebaños y su perro?! ¡Oh, sí! ¡Yo recuerdo! ¡Sí! ¡Lo recordamos! ¡Mató a Goliat y fue rey mientras se mantenía fiel al rey Saúl quien quería matarlo! Sí recordamos: ¡¡David el rey que bailaba desenfrenadamente (que quiere decir si no desnudo, casi) frente al arca de la alianza causando vergüenza a la hija huérfana de Saúl y para la alegría de las mujeres de Hebrón!! Sí recordamos a David que lloró por la muerte de su hijo rebelde mandando al que le trajo la noticia. ¡Sí recordamos a David el lascivo que mandó a Urias a morir en las batallas para poder tener una mujer más! Sí recordamos a David que cantó canciones que ahora llamamos salmos a Dios de deleite y favor y llamado y perdón: canciones de alabanza y lamentación de alegría y tristeza. ¡Todo esto de este pequeño muchacho pastor! ¡Ese muchacho de ese pueblito! ¡Ese muchacho que nadie estimaba! ¡Ese muchacho humilde de la tierra que sabía que su lugar había sido otorgado por Dios para la vida de otros – para la nación y para Dios!

Pues posiblemente la mayor de la arrogancias humanas mezclada con la humildad de la realidad es exactamente donde debemos buscar la luz en nuestra vida. ¡La luz no está allá en algún lugar! Está aquí en este pequeño pesebre de carne nacido con anhelo de ser aceptado y con la esperanza del perdón, buscando la luz.

El será la paz. ¡¡Una frase interesante al final de la primera lectura de hoy!! Igual que en la primera lectura de Adviento 1: ¡El Señor nuestra Justicia! ¡El Adviento nos llama más allá de lo esperado al centro de lo inesperado! El papel de los escogidos de Dios es salvar y consolar a Israel y crear buenas relaciones con nosotros y para nosotros para encontrar el equilibrio (también conocido como paz) y ser justicia. ¡¡A veces somos nosotros los que necesitamos consuelo, pero la mayoría del tiempo somos llamados a ser el tonto pequeño imbécil David que en total fidelidad a Saúl y Samuel (el profeta) nosotros somos retados a ser la Paz que buscamos y vivir la Justicia que anhelamos!! ¡Híjole! ¡Zapatotes para pequeños que podemos usar como los de payaso o en los cuales creceremos y nos sentarán bien con la gracia de Dios!

padre Charles

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s