Are We There Yet? / ¿Ya Llegamos?

picture1

OR have we even started? Sometimes it’s hard to get up and get going! I’m writing this in Kankakee, IL. I got in miserably late last night on my way to see my brother Kevin at St. Mary’s Hospital. Talking with my brother Dennis this morning he said, “No one seems to know what’s going on. One moment he’s fine then the next he’s dying.” And now I need to get myself out of this room and go to the hospital to see him.

How often do we find ourselves in dubious places with dubious feelings? We’re “here” and want and/or need to get “there”: but how do “I” get “there”? Sometimes we don’t even know where the “there” is.

Noah built an ark for a hitherto unknown experience of destruction and mayhem. He did what he was called to do not knowing where the boat would, if ever, find land again. Moses took the people across the Red Sea to an unknown location. It remained unknown until they got there. Jesus called the disciples out of their homes and families to follow him on roads unknown to them. Jesus then sent them on “missions” of healing and reconciliation to towns unknown to them. At the Ascension, we’re told, Jesus sent the (now) apostles to the four winds, to peoples and cultures and lands unknown to them.

Their only tool and message was the Good News (i.e. God is a God of love! God wants intimacy with all of creation! God draws us through the grace of forgiveness to be love, to seek intimacy of heart and soul and to reconcile with one another).

To fulfill God’s call, Noah had to begin by building the boat: and go!. To draw the people to freedom Moses needed to leave his father-in-law’s family and the tending of sheep in Midian: and go! To participate in Jesus’ mission here on earth the disciples needed to drop what they were doing and walk without concern for the “stuff” of ownership and offer themselves into the image of Christ: and go!

Have you started your Lenten walk yet? “Now is the acceptable time!” “Now is the time of Salvation!” “If you hear his voice today harden not your hearts!”
Have you heard those before? (Hint: The Scriptures!)

Gotta get gone to go! “Get up off your rump and move!” “Are you coming or not?!?” “I’m not calling you again!” “Remember to be there! On time!” Have you ever said those (to someone else)? Now to self!

The Church (AKA the people we rub elbows with and fight for parking places with on Sunday a.m.) call each of us out with Scripture and the dichos of daily life. Now I need to go see my brother at St. Mary’s Hospital! Let’s pray for each other!! God be our light!

fr. Charles

¿Ya Llegamos?

¿O si quiera empezamos? ¡A veces es difícil levantarnos y empezar! Estoy escribiendo esto en Kankakee, Illinois. Llegué tardísimo anoche en camino a ver a mi hermano Kevin en el Hospital Santa María. Hablando con mi hermano Dennis esta mañana me dice, “Nadie parece saber qué es lo que está pasando. Un momento está bien y luego se está muriendo.” Y ahora necesito salir de este cuarto para ir al hospital a verlo.

¿Cuántas veces nos encontramos en lugares dudosos con sentimientos dudosos? Estamos “aquí” y queremos y/o debemos llegar “allá”: ¿pero cómo llego “yo” “allá”? A veces ni siquiera sabemos dónde es el “allá”.

Noé construyó un arca para una experiencia de destrucción y caos hasta entonces no conocida. Hizo lo que se le pidió sin saber dónde encontraría tierra, si es que la encontraría. Moisés tomó al pueblo y cruzó el Mar Rojo a un sitio desconocido. Siguió siendo desconocido hasta que llegaron allá. Jesús llamó a sus discípulos de sus casas y familias para que lo siguieran en caminos desconocidos para ellos. Luego los envió Jesús en “misiones” de sanación y reconciliación a pueblos desconocidos para ellos. En la Ascensión, se nos dice, Jesús envió a sus ahora apóstoles a los cuatro vientos, a gentes y culturas y tierras desconocidas para ellos.

Su única herramienta y mensaje: la Buena Nueva (o sea, ¡Dios es un Dios de amor! ¡Dios desea una intimidad con toda la creación! Dios nos llama por medio de la gracia del perdón a ser amor, buscar la intimidad de corazón y de alma y para reconciliarnos unos con los otros).

¡Para cumplir con el llamado de Dios, Noé tuvo que empezar por construir el arca: e irse! Para llevar a la gente a la libertad ¡Moisés tuvo que dejar la familia de su suegro y el cuidado de las ovejas en Midian: e irse! ¡Para participar en la misión de Jesús aquí en la tierra, los discípulos tuvieron que dejar lo que estaban haciendo y caminar sin preocuparse de las “cosas” de propiedad y ofrecerse en la imagen de Cristo: e irse!

¿Ya empezaron su caminata de Cuaresma? “¡Ahora es el tiempo apropiado!” “ ¡Ahora es el tiempo de Salvación!” “¡Si hoy escuchan Su voz, no endurezcan sus corazones!” ¿Han escuchado eso antes? (Consejo: ¡Las Escrituras!)

¡Tienes que salir para irte! “¡Levántate de tu trasera y muévete!” “¡¿Vienes o no?!” “¡No te vuelvo a llamar!” “¡Acuérdate de estar allí! ¡A tiempo!” ¿Alguna vez has dicho eso (a alguien más)? ¡Ahora a ti mismo!

La Iglesia (alias, la gente con la cual nos codeamos y con los que nos peleamos por el estacionamiento los domingos por la mañana) nos llama a cada uno de nosotros con Escrituras y los dichos de la vida diaria. Ahora necesito ir a ver a mi hermano en el Hospital Santa María. ¡¡Recemos los unos por los otros!! ¡Dios sé nuestra luz!

P. Charles

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s